Archivo del sitio

Fuga de cerebros

Investigadores de la Universidad de Arizona han encontrado en China el fósil de un artrópodo de hace 520 millones de años en el que se aprecia, muy bien conservado, su cerebro. De momento, es el más antiguo descubierto y sitúa la aparición de los primeros cerebros complejos mucho antes de lo que se creía. Esto apoya aún más la idea de que una vez que el diseño básico del cerebro ha evolucionado, cambia poco con el tiempo.

El fósil pertenece a la especie Fuxianhuia protensa, un linaje extinto de artrópodos que combinan una anatomía cerebral avanzada con un cuerpo primitivo. Los investigadores creen que el hallazgo podría resolver un largo debate sobre cómo y cuándo evolucionaron los cerebros complejos y podría dar pistas para conocer cómo evolucionaron los artrópodos que dieron origen a los insectos.

Tortugas fosilizadas en pleno acto sexual

Empiezo a pensar que tengo un pequeño problemilla, no tengo muy claro el qué, pero algo raro pasa en mi cabecita.

Esta mañana estaba leyendo el periódico como suelo hacer todos los días, pero cual es mi sorpresa que mis ojos se fueron a la noticia más “íntima” y pequeña de todas, en lugar de ver los impresionantes reportajes que dedican a los ya conocidos problemas económicos que estamos sufriendo.

Es aquí cuando mi preocupación aumenta, ¿por qué una noticia en la que el titular reza: “Hallan los restos fósiles de dos tortugas que copulaban”, me habría llamado tanto la atención?.

No tengo del todo claro la respuesta pero no por ello,  quiero dejar pasar por alto este descubrimiento.

Investigadores alemanes hallan en Messel, un fósil, de aproximadamente 47 millones de años de antigüedad, de dos tortugas en pleno proceso de apareamiento, en una cantera en desuso. Este descubrimiento es el testimonio más antiguo de emparejamiento entre vertebrados hasta el momento.

Los fósiles pertenecen a la especie ya extinta Allaeochelys crassesculpta, tortugas prehistóricas de agua dulce. El Dr. Walter Joyce, de la Universidad de Tübingen, dice que:

“Hemos demostrado claramente que cada pareja es un macho y una hembra, y no, por ejemplo, sólo dos hombres que podrían haber muerto en combate …. La gente había especulado mucho sobre que podrían haber muerto durante el apareamiento, pero eso es muy diferente de la realidad que muestra “.

Dicen los investigadores que las tortugas pudieron empezar a copular en aguas de superficie habitables para ellas, pero que pudieron fallecer durante el abrazo fatal cuando sus pieles empezaron a absorber sustancias tóxicas del fondo del lago, producidas por gases volcánicos o materias orgánicas en descomposición. Las posibilidades de que los dos miembros de una pareja mueran al mismo tiempo es altamente improbable y las posibilidades de que ambos sean fosilizados a la vez lo es todavía más.

 

Seguiremos informando sobre más descubrimientos.